Categoría: Noticias

Noticias

El vídeo de la pornstar Angela White que cambió la industria para siempre

Cuando estamos hablando de cine para mayores, se nos viene una imagen muy clara a la cabeza: sexo, sexo y más sexo. En relación de cuál sea tu fetiche preferido preferirás una categoría u otra. Pero lo que es visible es que no vas a ver otra cosa que no sea a una, dos o numerosas personas teniendo relaciones sexuales a pleno pulmón, con la exigencia física que eso implica. Muchas personas puede confundirse y suponer que lo que se ve en el porno es real; en situación, es solo un show más llevado a cabo por actores y actrices muy bien entrenados.

Pero lo que ocurrió con la actriz Angela White en un vídeo que se titula ‘Angela 3’ se encontraba completamente fuera de guion. Nadie lo esperaba. Esta película grabada y estrenada en 2017 de 93 minutos de duración rompió con todas las expectativas del género, convirtiéndose en un ‘filme’ de culto. ¿La razón? Sus 17 minutos finales. Hasta ese instante, todo iba bien, White ejercía su papel tan bien como siempre adjuntado con Manuel Ferrera, su compañero y amigo con el que ha rodado bastante más de 20 situaciones juntos. Y, súbitamente, una vez el coito entre los dos está próximo de terminar, ella se viene abajo y llora desconsoladamente frente a la cámara.

«Fue lo verdaderamente singular y original que he presenciado en mis 30 años de vida sin frenos de ver porno», opinó un crítico de cine para mayores

«Eres tan particular», le dice Ferrara, mientras White llora en su hombro como una magdalena. No es un abrazo seco y ágil, en forma de fácil consolación, sino un gesto muy emotivo de dos auténticos amigos que se arropan y se desean. En ese instante, se rompen todas las reglas del cine erótico. Nada de desnudez corporal y toneladas de sudor; en su lugar, apertura emocional y lágrimas. Lo verdaderamente impresionante es que las cámaras continuaron grabando esa escena que de todas formas podría haberse producido una vez acabara la película, además de que más adelante fuera editada y subida al sitio Pornhub de manera íntegra (aunque con los años evidentemente se ha revalorizado y en este momento sea de pago).

Un chato secuencia de bastante más de una hora y media

El clip de vídeo ya apuntaba prominente desde su inicio; no por su ritmo desenfrenado o la hermosura de los cuerpos de sus actores, sino además porque está rodada en un chato secuencia de bastante más de una hora y media. Y justo cuando White se echa a llorar, el cámara hace un zoom al rostro de la actriz para centrar toda la atención en su llanto, realizando sentir al espectador fastidioso. Aquí reside la magia del vídeo y lo paradójico de sus situaciones: es totalmente habitual ver a dos personas lograr ese nivel de privacidad de la misma forma que es el comportamiento sexual, pero en el momento de la realidad lo verdaderamente desconcertante es presenciar cómo White se derrumba emocionalmente.

«Para mí, fue una escena muchísimo más complicado que todas las otras, más que hacer una posición extrema»

«Fue lo verdaderamente singular y original que he presenciado en mis 30 años de vida sin frenos de ver porno», afirmó a ‘The New York Post’ el crítico de pornografía James Sharp. La película tuvo un encontronazo sin precedentes en la industria, ganando seis premios de Adult Video News (los Óscar del porno), con White y Ferrara llevándoselo en la categoría de mejor escena de parejas heterosexuales. Por esto, la carrera de los dos, que ya se encontraba plagada de éxitos, se vio tremendamente impulsada.

«Para mí, fue muchísimo más duro de hacer que todos esos actos físicos extremos», afirmó White a ‘The New York Post’. «Profundizar en tus emociones y abrirte de esa forma frente a la cámara. En el final de la escena rompí a llorar, fue muy alucinante». Pero, frente tanta ‘pastelosidad’, ¿cuánto enserio hay en ‘Angela 3’? ¿Realmente las lágrimas de la actriz fueron espontáneas y fruto actualmente? No es por dudar de ella de manera libre y gratuita, pero en ningún instante se proponen datos de las causas de sus lágrimas, quizás todo fuera una estratagema urdida entre la productora, los actores y el conjunto técnico para impactar al espectador con su conmovedor realismo. O quizás lo que le ocurrió a White fue lo que se conoce como disforia poscoital, oséa, llorar luego del sexo.

Lillian Stone, una periodista norteamericana de ‘Mel Magazine’, tomo la decisión de investigar intensamenta sobre el vídeo y ofrecer con sus protagonistas: «Por bastante que intenté de conseguir respuestas de parte de la red social pornográfica y sus representantes, no lo conseguí», afirma en un artículo que se aproxima a este hito del cine para mayores. Por esto, tuvo que recurrir a otras actrices y a una psicóloga y terapeuta de parejas.

«Esta clase de liberaciones sentimentales a lo largo de el sexo están dentro de un espectro de accionar muy exacto», enseña Effy Blue, psicóloga. «Es como una clase de catarsis emocional. Comunmente asociamos el llanto con la tristeza, pero puede suceder por diferentes emociones tanto positivas como negativas. El exclusivo aspecto que provoca que la persona llore es sentir una emoción de una forma muy intensa». Por otro lado, «la privacidad sexual se encuentra dentro de las formas más profundas de conexión con otro ser humano; la vivencia lleva a emociones intensas. Si te sientes fundamentalmente relajado a lo largo de el coito, tu cuerpo puede sentir la seguridad bastante para dejar en libertad la tensión reprimida o el estrés que estuvo tolerando».

«El orgasmo femenino es un estado físico y hormonal muy vulnerable. Hay mujeres que han planeado que hasta se iban a desmayar»

¿Alguna vez te has sentido tan feliz que no has podido reprimir las lágrimas? Además pasa lo mismo con el exitación sexual. «La liberación hormonal que se produce en el sexo es muy vigorosa», apunta Helen Fisher, reputada sexóloga estadounidense. «Algunas mujeres tienden a expresar muchas emociones en el orgasmo. He hablado con mujeres que lloran, ríen o inclusive sienten que tienen la posibilidad de llegar a desmayarse. El orgasmo femenino es un estado muy vulnerable, sucede cuando la mujer se siente totalmente excitada, distendida y segura».

Fisher afirma que nuestro cuerpo libera, exactamente, endorfinas y encefalinas a lo largo de el sexo. Y oxitocina, lo que ella llama «la sustancia de los abrazos», un neurotransmisor liberado en el contacto piel con piel. «Los escenarios de oxitocina alcanzan su punto más alto en el orgasmo», reitera la sexóloga. Además, cuando nos encontramos próximo de llegar a ese clímax, se libera vasopresina, otro neurotransmisor que nos hace sentir confortables con los lazos sentimentales que nos une a otra gente. Por todo ello, indudablemente White haya sufrido una de estas condiciones fisiológicas tan entrometidas que vienen a determinar nuestra humanidad y administración de los sentimientos. Siempre quedarán en la retina de los más viciosos sus lágrimas y el abrazo eterno de Ferrara sosteniéndole el llanto.

Noticias

‘Adult Material’, la serie que exhibe todo sobre el porno y el sexo en Internet

A estas alturas, que una serie arranque con la masturbación femenina de una MILF y, ahora, muestre un rodaje con situaciones de sexo por el culo o mamadas no escandaliza como hace tiempo lo hubiera hecho. O que su personaje principal sea una porno-star algo hortera de enormes pechos que despierta pasiones.

En una etapa donde, lamentablemente, hasta los inferiores saben de qué va todo eso, Adult Material (Filmin) resulta muy elemental. Y no porque promocione el consumo de esta clase de cine, sino porque revela la cara B de una vigorosa industria. Con humor negro, desnudos y morbo que han generado disputa y comentarios en comunidades de toda clase tras la emisión de la serie en Enorme Bretaña (Channel 4) hace dos meses.
Amy (Siena Kelly) es una chica con ganas de vencer en el porno.

EN ADULT MATERIAL HUMOR SÍ, MORBO… TAMBIÉN

Lo que hace esta miniserie británica de 4 capítulos es, en varios instantes, morbo por entender cómo va a ser la vida de una porno-star. La británica Jolene Dollar, que en su historia privada se denomina Hayley Burrows, es una treintañera madre de tres hijos. Se levanta todas las mañanas, desayuna con sus hijos, hace la colada… pero además participa en películas porno, se deja traspasar por extraños y exita a sus fieles con vídeos calientes customizados. Dos mundos diametralmente diferentes que Jolene transporta como puede.

Pero va a ser a raíz de la acometida de Amy (Sienna Kelly), una jovencísima actriz con ganas de comerse el planeta, cuando llegue el enorme cambio en la vida de la porno-star Jolene.

Carroll Quinn (Rupert Everett) es un magnate de la industria del porno.
Carroll Quinn (Rupert Everett) es un magnate de la industria del porno.

UNA PORNO-STAR QUE LUCHA POR SUS DERECHOS

Cuando la joven Amy consiente rodar una escena de sexo por el culo (algo que Jolene siempre ha evitado en su extendida carrera) y todo termina mal, la personaje principal de Adult Material va a comenzar una pelea donde va a tener enfrente a un contrincante muy poderoso. Carroll Quinn (interpretado por un inidentificable Rupert Everett) es un magnate del porno que, aunque siempre se llevó bien con Jolene, no posee moral alguna y es con la capacidad de poner en riesgo a ‘sus chicas’. Y si una de sus actrices sufre un desgarro, él sólo piensa cuánto dinero va a ganar con ese trabajo.

La pelea judicial que inicia Jolene va a llevar a la porno-star a perder bastante de lo que ella había conseguido. Pero, para alguien que siempre se ha preocupado de asegurar los derechos de sus compañeras, es algo primordial.

DOBLE MORAL

La serie, donde hay varios desnudos y situaciones subidas de tono, es una denuncia nada disimulada de la indefensión que sufren las estrellas del porno a manos de productores, directores y personas que administran enserio la industria. Ellas, piezas de un máquina que proporciona bastante dinero en Internet, tienen en ocasiones familias a las que tienen que asegurar de sus fanáticos.

Hayley Burrows (Hayley Squires) es la personaje principal de la serie.
Hayley Burrows (Hayley Squires) es la personaje principal de la serie.

Tampoco faltan situaciones en las que se comprueba el riesgo al que se dan a conocer los inferiores cuando ven porno en sus móviles sin querer… o queriendo. Lo destacado de Adult Material es que no hay maniqueísmos y se expone que haya mujeres encantadas de llevar a cabo porno. Lo malo es que abre tramas de las que se olvida en algunos instantes, como las de la hija o el marido.

La personaje principal es Hayley Squires, una actriz que trabajó a las órdenes de Ken Loach en Yo, Daniel Blake y con Emily Watson y Rupert Everett en Noche real. Como curiosidad, en Adult Material se han asesorado bien en el momento de escenificar un rodaje de porno. Sus actrices primordiales acudieron a numerosas grabaciones y han recibido consejos de Rebecca More y Danny D, dos porno-star ingleses.