GM desguaza la histórica marca de coches Holden en Australia

General Motors ha dicho que retirará la icónica marca australiana de coches Holden a medida que deje más mercados. El gigante automovilístico americano dijo que reducirá las ventas, el diseño y las operaciones de ingeniería de Holden en Australia y Nueva Zelanda para el próximo año.

También dijo que China Great Wall Motors había acordado comprar su planta de fabricación en Tailandia. El anuncio llega tres años después de que GM terminara de fabricar en Australia.

En una declaración publicada en el sitio web de GM, la directora ejecutiva Mary Barra dijo: «A menudo he dicho que haremos lo correcto, incluso cuando es difícil, y esta es una de esas veces.»

La declaración no decía cuántos empleos se perderían como resultado de la mudanza pero los informes sugieren que significará hasta 600 despidos. En respuesta a la noticia, el primer ministro australiano Scott Morrison dijo: «Estoy decepcionado pero no sorprendido. Pero estoy enojado, como creo que muchos australianos lo estarían.

«Los contribuyentes australianos ponen millones en esta empresa multinacional. Dejaron que la marca se marchitara en su turno. Ahora la están dejando atrás», añadió.

El presidente de GM Mark Reuss dijo que la compañía había explorado formas de mantener la marca Holden pero que había decidido que costaría demasiado permanecer en el «mercado altamente fragmentado de los coches con volante a la derecha».

Llega en el momento en que GM está acelerando su salida de los mercados no rentables, ya que se centra en los EE.UU., China, América Latina y Corea del Sur. La mudanza pondrá fin a 160 años de asociación del nombre Holden con Australia.

La compañía fue fundada como fabricante de sillas de montar en Australia del Sur en 1856 antes de empezar a construir vehículos en 1908, Holden fue comprada por GM en 1931, comenzando su historia de 89 años como una entidad combinada.

Informe

A finales del año pasado la compañía también dijo que dejaría de vender su modelo más icónico, el Commodore, después de más de cuatro décadas.

A finales de 2013 Holden anunció que detendría la producción en Australia y comenzaría a importar vehículos de sus plantas en el extranjero. GM dijo que la fortaleza de la moneda australiana, los altos costos de fabricación y el pequeño mercado interno fueron algunas de las razones que motivaron su decisión.

El fin de la producción australiana de Holdens en 2017 resultó en la pérdida de casi 2.900 puestos de trabajo.