Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 189
DICIEMBRE
2017
COMPARTIR EN

EDITORIAL

Pasan cosas raras con el tiempo


Tal vez pase lo mismo en todo el mundo, o a lo mejor es una experiencia que sólo les toca vivir a los argentinos, esta sensación contradictoria frente al paso del tiempo.

Por un lado suceden tantas cosas en el país, todo de manera tan vertiginosa, que los hechos, aún los de mayor trascendencia, ocupan el centro de la escena por un breve período y después se desvanecen y cuando al poco tiempo se los recuerda pareciera que hubieran sucedido hace una eternidad.

Por ejemplo las elecciones. No hace ni dos meses que las urnas dieron su veredicto después de una extensa campaña que agotó a todos y si hoy se piensa en ellas pareciera que se trata de un evento lejano.

Por otro lado ese mismo ritmo vertiginoso, no sólo de las cuestiones públicas o que involucran al conjunto de la sociedad sino también de la vida personal de cada uno, produce en otras circunstancias lo que se podría considerar como el efecto contrario, que no se tiene conciencia del transcurso del tiempo y de pronto uno se sorprende, como en este caso, que nos encontramos, con asombro, otra vez publicando el último número del año.

Se puede poner la atención en el pasado y hacer un balance lo cual no es sencillo porque cada cual tiene el suyo. Ya lo dice el viejo refrán, o el viejo proverbio, que cada uno contará la historia según cómo le fue en el mercado.

Y la suerte en el mercado en la Argentina no es pareja. Es probable que lo mismo suceda en muchos otros lados en mayor o menor medida. Y se puede poner la atención en el futuro y pensar que 2018 queremos.

Una cuestión esencial es que en el próximo año no hay elecciones. Son lo mejor que nos puede pasar pero también es cierto que las últimas contiendas electorales nos han crispado mucho, nos han enfrentado mucho.

Entonces estaría bueno que aflojemos. Los políticos y también buena parte del periodismo, seguirán a los gritos porque la vida les va en el griterío. Pero el resto de los ciudadanos aprovechemos para hacer un esfuerzo especial en pos de la tolerancia.

Privilegiemos el reencuentro con el pariente, el amigo, el vecino, el colega, el compañero de trabajo, y pongamos todo nuestro esfuerzo en escucharlo, en dejar que tal vez nos convenza de su punto de vista, en aceptar que a lo mejor los dos buscamos lo mismo aunque cada uno piense que el camino para lograrlo es diferente, en definitiva hagamos un culto de la tolerancia.

En el 2018 tenemos una ventaja para intentarlo. Al menos allá por mitad de año, se viene el mundial y la gran mayoría vamos a estar todos juntos haciendo fuerza para el mismo lado. Un hermoso año para todos.

 

El equipo de La barra

 




La barra ®
Teléfonos (54 11) 3971-4170 /4658-4356
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto